Cliente y Paciente: ¿Dos caras de la misma moneda?

on lunes, 21 de febrero de 2011

Tengo casi 10 años desde que comencé mi formación profesional en la psicología y sigo aprendiendo todos los días. Hay algo de mi educación que me molesto en ese entonces y me sigue molestando ahora y es uso indiscriminado de los términos cliente y paciente.

Ambos representan un fondo muy diferente de ver no solo a las personas que atendemos, si no toda la forma en la que abordamos la psicoterapia. La realidad es que para muchas personas, alumnos, maestros y personas en general, ambos son aceptables. Probablemente el "paciente" es más común que decir "clientes", así como el llamar a los psicólogos "doctores.

Mis problemas con esto es la percepción que se tiene de lo que hacemos y que los psicólogos no tengan en mente lo que representa cada palabra en su trabajo diario. Si vas a tener pacientes, esta bien, con todo la carga que eso representa (salud, normalidad, enfermedad, etc.). Si usan el cliente, que eso vaya de acuerdo con su cosmovisión y modelo de la psicoterapia.

En mi caso, tome una decisión de trabajar bajo un principio de cambios y estoy cómodo con decir clientes. La gente no necesita "curarse" y no son "anormales". Mi postura surgió de la corriente humanista y continua con mi visión actual, sistémica. Ciertamente para algunas personas, decir una u otra palabra no tiene gran impacto. Si queremos seguir creciendo y ser mejores profesionales, creo que debemos empezar a cambiar eso.

3 comentarios:

in lak'ech dijo...

Me empieza a mover la palabra usuario, implementada por una mestra. ¿Tu que opinas?

Zidan dijo...

"Usuario de sustancias"? MMMM.
Algunas ocurrencias:
Distanciado del proceso.
Instrumental.
Prefiero usuario a paciente.

Anónimo dijo...

Cliente o paciente tienen conotaciones diferentes. Sí hablamos de un proceso terapéutico en el que hay de por medio una enfermedad como tal, llámese bipolaridad, adicción, depresión y demás el término paciente llega a tener importancia en la conciencia de la misma y empieza a desarrollar herramientas para manejarla. Sí hablamos de un servicio como tal el llamar cliente implica también compromiso pues como interesado pagas por un servicio y recibes conocimientos de un profesional. Todo depende de la perspectiva que se tenga.